¿Cómo funcionan los seguros de oficinas?

Posted at 2nd julio, 2010 by comparacion seguros

Los seguros de oficinas son de importancia vital para cubrir todo tipo de imprevistos de manera efectiva y así tan sólo preocuparnos por desarrollar nuestra actividad profesional.

¿Por qué contar con uno?

Cualquier oficina o comercio de cualquier actividad necesita contar con un seguro de oficina de calidad, que tenga en cuenta la actividad concreta que se desarrolla para que todos los imprevistos que puedan ocurrir queden cubiertos de forma efectiva y de esta manera el contratante sólo se tenga que preocupar por su actividad profesional. La importancia de hacerse con los seguros de oficinas en un negocio es vital. No sólo por el hecho de asegurar el patrimonio en caso de imprevistos sino porque además deja cubierta la Responsabilidad Civil de Explotación, Patronal y Productos, un seguro multiriesgo que nos proporciona la tranquilidad de que nada parará la actividad que se desarrolla, con los graves problemas que llevaría dicho paro.

Cada aseguradora, un mundo

Actualmente, son muchas las compañías de seguros españolas que ofertan productos para comercios y oficinas. Sin embargo, antes de decidirnos debemos observar la peculiaridad de cada actividad como principal factor a tener en cuenta al decidirnos por uno concreto. Así como, comparar las pólizas y aseguradoras no sólo por el precio sino por las coberturas con las que cuenta. Y es que nunca será lo mismo asegurar una oficina o despacho, que un bar-restaurante. Y por lo tanto, debemos escoger el seguro que se ajuste a cada tipo de actividad siempre nos resultarán más completos en las coberturas que realmente necesitamos y nos supondrán un gasto menor, al no contratar coberturas que para nuestra actividad no son necesarias. Normalmente, las coberturas básicas de los seguros de oficinas son: incendios, vandalismo, daños por agua o desastres de la naturaleza, rotura de vidrios, daños eléctricos…

Aspectos a tener en cuenta

Los seguros de oficinas se dirigen a todo tipo de oficinas y despachos pero también podemos meter dentro del mismo saco academias, autoescuelas, consultorios médicos, gestorías, inmobiliarias… La flexibilidad de los productos permite adaptarse mejor a los requisitos de cada cliente y cada actividad profesional. De esta manera, se puede obtener una protección más eficaz contra los riesgos que puedan afectar a nuestra actividad, de manera directa e indirecta, en cuanto a continente o contenido. Mientras que el continente es el valor del local, el contenido es tanto el mobiliario que incluyamos y las mercancías.

Deja un comentario